sábado, 25 de marzo de 2017

Kenizé Mourad

Kenizé Mourad, nacida Kenizé de Kotwara el 14 de noviembre de 1939 en París (Francia), es hija de la princesa turca Hanim Selma Rauf y del Nawab Amir al-Kotwara, por lo tanto descendiente, por línea paterna de Hazrat Hussein, nieto del profeta Mahoma, cuyos descendientes llegaron de Arabia a la India en el siglo XI. Con el fin del Imperio Otomano en marzo de 1924, la dinastía otomana se exilió, la madre de Kenizé, siguiendo a su vez a su propia madre, huyó al Líbano, donde fue educada en una escuela católica francesa y se casó en 1937 con un príncipe indio musulmán a quien no conocía. Se trasladó a París en marzo de 1939 para dar a luz a Kenizé e hizo creer a su marido que la niña había nacido muerta, razón por la cual el nawab no supo de la existencia de su hija hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial. La madre de Kenizé murió de septicemia en un hotel de París en enero de 1941 en circunstancias trágicas, dejando a su hija al cuidado de un siervo fiel que la acompañó a Francia desde la India y que había estado al servicio de la familia desde los tiempos de Estambul. Tras estar a punto de morir de inanición, Kenizé se crió desde 1941 en la sede del consulado de Suiza y se educó en un convento de monjas católicas, que la dieron en adopción a dos sucesivas familias francesas y a una española. A los veinte años de edad y en busca de sus raíces, se lanzó al descubrimiento del Islám mediante la lectura de los textos de los sabios del sufismo, realizando viajes a la India y a Pakistán, mientras realizaba sus estudios en los campos de la psicología y la sociología en La Sorbona. Se unió al Nouvel Observateur en 1970, donde comenzó a trabajar en el servicio de documentación y se especializa en Oriente Medio y el subcontinente indio, habiendo hecho cobertura de las guerras en el Líbano, el conflicto palestino-israelí y la Revolución iraní.
Kenizé ha vuelto a vivir en la tierra de sus antepasados, Turquía y vive en Estambul, en una casa en el Bósforo. Habla con absoluta fluidez turco, francés, inglés, árabe, urdu y castellano.






Libros leídos

De parte de la princesa muerta (1987)
Estambul, 1918: esta historia comienza en la corte del último sultán del Imperio otomano. La princesa Selma tiene siete años cuando ve cómo se desmorona su mundo. Condenada al exilio, la familia del sultán se traslada al Líbano. Este será el principio del complicado viaje que Selma hará a lo largo de su azarosa vida, un camino que la conducirá a la India y a París en la que encontrará al amor de su vida... y lo perderá para siempre.

"Un maravilloso libro que nos sumerge en la cultura turca y en la historia de la transición en Turquía cuando llegó la república y la forma en que vivieron ese cambio las familias otomanas. Mantiene en todo momento la trama en alto sin decaer y nos regala momentos de una gran belleza y de una gran dureza y tragedia a la vez".

COMPRAR







No hay comentarios:

Publicar un comentario