domingo, 25 de junio de 2017

Roald Dahl

Roald Dahl nació el 13 de septiembre de 1916 en el distrito de Llandaff de la ciudad de Cardiff (Gales, Reino Unido). De padre noruegos, le pusieron el nombre de Roald Dahl en honor al explorador Roald Amundsen, considerado un héroe nacional de Noruega en aquellos tiempos.
Cuando Roald tenía tres años, su hermana Astrid murió de apendicitis y algunas semanas después su padre, Harald, falleció, víctima de una neumonía. A pesar de su viudez, su madre Sofie, prefirió quedarse en Gales a retornar a Noruega y vivir con sus parientes, para cumplir el deseo de su marido de que sus hijos fueran educados en escuelas británicas.
Después de terminar el colegio, en julio de 1934, empezó a trabajar en la empresa petrolífera Royal Dutch Shell. Tras dos años de formación en el Reino Unido fue enviado a Dar-es-Salaam (Tanganica, actual Tanzania). Junto con los otros dos únicos empleados de la empresa, vivió lujosamente en la Shell House, con un cocinero y ayudantes personales.
En noviembre de 1939 se unió a la Royal Air Force. Fue nombrado oficial y asignado al escuadrón número 80 de la RAF.
El 19 de septiembre de 1940, durante un vuelo que estaba realizando de Egipto a Libia, no pudo encontrar la pista del escuadrón 80 y, corto de combustible y con la noche cayendo, se vio forzado a intentar un aterrizaje en el desierto. Desafortunadamente, el tren de aterrizaje golpeó una roca y el avión se estrelló. Roald se fracturó el cráneo, se rompió la nariz y quedó ciego. En una investigación de la RAF acerca del suceso, se descubrió que la ubicación a la que se le había ordenado volar era incorrecta.

WEB OFICIAL DE ROALD DAHL

Dahl fue rescatado y llevado a un puesto de primeros auxilios, donde recuperó la conciencia (aunque no la vista) y, fue trasladado en tren al hospital de la Royal Navy en Alejandría. Allí se enamoró de la enfermera Mary Welland, que fue la primera persona que vio al recuperar la vista, tras ocho semanas de ceguera. Los doctores dijeron que no había ninguna posibilidad de que volviese a volar, pero en febrero de 1941, cinco meses después de ingresar en el hospital, fue dado de alta y pasado a tareas de vuelo. En esos momentos, el escuadrón 80 se encontraba en Elevsis, cerca de Atenas (Grecia), combatiendo junto con la British Expeditionary Force y allí fue donde Dahl se unió nuevamente con ellos. Más tarde prestó servicio en Siria.
Comenzó a escribir en 1942, cuando fue trasladado a Washington, como agregado aéreo adjunto. Su primer trabajo publicado apareció en el Saturday Evening Post el 1 de agosto de 1942.
Su primer libro para niños fue publicado en 1943.
Por un breve periodo de tiempo, en la década de 1960, Dahl escribió guiones cinematográficos para obtener dinero.
Estuvo casado durante 30 años (desde 1953 hasta 1983) con la actriz estadounidense Patricia Neal. Tuvieron cinco hijos, uno de los cuales, Olivia, falleció de encefalitis por el virus del sarampión, con siete años, y Theo, su único hijo varón, sufrió un accidente durante su infancia que le provocó hidrocefalia. Debido a este suceso, Roald se involucró en el desarrollo de lo que más tarde se conocería como válvula de Wade-Dahl-Till, un dispositivo para aliviar esta enfermedad. En 1983, se casó con Felicity Ann d´Abreu Crosland, la mejor amiga de su primera esposa.
Murió de leucemia el 23 de noviembre de 1990, en su casa, Gipsy House, en Buckinghamshire (Oxford, Inglaterra, Reino Unido). En su honor, la Roald Dahl Children´s Gallery, fue inaugurada en el Bucks County Museum. Los compromisos solidarios de Dahl en los campos de la neurología, la hematología y la alfabetización han sido continuados tras su muerte a través de la Roald Dahl Foundation. En junio de 2005, el Roald Dahl Museum and Story Centre fue inaugurado para celebrar el trabajo de Roald Dahl y avanzar en sus esfuerzos en la allfabetización.




Libros leídos

Matilda (1988)**
Matilda es una ávida lectora de sólo cinco años. Sensible e inteligente, todos la admiran menos sus mediocres padres, que la consideran una inútil. Además, tiene poderes extraños y maravillosos... Un día, Matilda decide liberarse y empieza a emplearlos contra la abominable y cruel señorita Trunchbull.
"Una pequeña joya de la literatura infantil, en la que la magia sobrevuela entre sus páginas, con unas maravillosas ilustraciones que acompañan perfectamente a la historia. Para pasar un buen rato, los niños y los no tan niños".

COMPRAR











No hay comentarios:

Publicar un comentario